viernes, 5 de abril de 2013

MUJERES ARTISTAS

Supongamos que a uno de nosotros nos preguntan por el nombre de un pintor, de un literato  o  de un músico que nos gusten especialmente. E imaginemos que damos esta respuesta: Maruja  Mallo , Teresa de Ávila y Sofía Gubaidúlina. La respuesta causaría sorpresa, resultaría inverosímil, no porque las tres no sean figuras de primerísimo nivel, sino porque el campo de la creación artística estuvo desde siempre en manos masculinas: los grandes artistas que citamos habitualmente son varones.

 Hay sin duda nombres de mujeres artistas desde la Antigüedad: Safo, figura destacada de la poesía griega antígua: Artemisa Gentileschi, gran pintora italiana del s.XVII; Hildegard von Bingen, entre las mejores compositoras musicales de la Edad Media. Aun así, muestra respuesta sería tachada de provocativa, puesto que los casos que citamos no dejaban de ser excepcionales en un mundo propio de hombres.

Desde hace siglo y medio esto empezó a cambiar. Las mujeres empezaron a tomar posiciones en un campo, el de la creación, que era un coto casi vedado para ellas. En efecto, desde mediados del ochocientos empezamos a contar con más nombres femeninos entre los artistas: Mary Cassat y Berthe Morisot, como pintoras del grupo impresionista; Emilia Pardo Bazán en la narración y Rosalía de Castro en la lírica; Fanny Mendelssohn y Clara Schumann  entre las compositoras románticas. Son únicamente algunos ejemplos.
Pero será con la I Guerra Mundial  cuando las mujeres ocupen campos cada vez más extensos en actividades fuera del hogar. Su protagonismo en la Gran Guerra y el movimiento sufragista las hizo visibles como nuevas protagonistas de la historia. Y su presencia en el mundo del arte se hizo cada vez más importante.N. Goncharova y I. Popova, dos nombres fundamentales de la vanguardia rusa.


B. Hepworth y G.O¨Keeffe , son figuras de primer  en el arte del s.XX; y Agatha Christie y Patricia Highsmith , dos autoridades en la novela policiaca. Este protagonismo no hizo más que aumentar tras la II Guerra Mundial. En el mundo de posguerra las mujeres van abriendo espacios nuevos, nuevas formas de imaginar el mundo. Y no solo en los paises occidentales. Incluso en una manifestación artística tan exclusivamente masculina como era la arquitectura vemos cada vez más mujeres arquitectas, y alguna llega a adquirir renombre mundial como la iraquí Saha Hadid.


Algunos pensarán que estos nombres y otros que están en la mente de todos siguen siendo una excepción en un mundo de hombres. Creemos que no. Basta con ver el panorama de hace un siglo y compararlo con el de hoy. Prueba de ello es el número de mujeres escritoras, compositoras, artistas plásticas, intérpretes de música, actrices de cine, creadoras de moda, que tenemos entre nosotros. Ya no resulta exótico ver una exposición de una artista en un gran museo : la escultora  Cristina Iglesias, muestra sus obras actualmente en el Museo Reina Sofía de Madrid. Y hace tiempo que por los escenarios de música brillan con luz cegadora intérpretes como María Joao Pires o Martha Argerich.




                                  Carlos Fernández Pérez.. Profesor de Historia del Arte. IES  nº 1 

No hay comentarios:

Publicar un comentario